A tu salud

A TU SALUD

En Argentina se elaboran más de 1330 millones de litros de vino y se consumen más de la mitad: no es una casualidad que desde 2013 sea considerada la bebida nacional. Además de aportar al crecimiento de las economías regionales colabora -en medidos sorbos- con la salud de los consumidores. ¿Sabes de dónde procede ese tinto, dulce o blanco que estás tomando?

Según el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), en nuestro país hay 226.388 hectáreas cultivadas y una cosecha de uvas de 2.412 millones de kilos. Hasta agosto, tal como calculó ese organismo, se comercializaron 1.075.520 hectolitros. ¿Cuánto habrá aportado la Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas? Fecovita, que es la mayor productora de vino en Argentina formada por 5 mil productores y 29 empresas sociales de Mendoza, San Juan y Salta, vendió 260.000 millones de litros.

Una de sus joyas es Estancia Mendoza, una de sus bodegas que produce más 60 millones de litros y cuenta con varias líneas… elegir una será tu tarea más difícil aunque sí de descorchar se trata, una muy sabrosa. Tentate con Helechos 2012, un blend de malbec, la vieja nueva moda que se impone entre los vinos tintos. Fue trabajado bajo un protocolo que cada enólogo elaboró por separado para luego realizar el ensamblaje final. Ya se distribuyeron 35 mil botellas en lo que va de 2015.

Otras marcas insignias de esa federación son los clásicos Vino Toro y Resero, que fue adquirida en 2006. “Estamos comprometidos en garantizar un comercio justo para la actividad, como también un desarrollo sustentable a largo plazo para los productores asociados”, aseguran en Fecovita, que no solo produce, sino también tiene centros comerciales y de distribución propios en las principales ciudades de Argentina para incentivar el mercado interno. Cerca del 80 por ciento de su comercialización se canaliza en los distribuidores que llegan a los puntos de venta, tanto autoservicios como minoristas tradicionales. También atienden a las grandes cadenas de supermercados y a los grandes mayoristas.

Tienen distintos canales de comercialización, pero el más importante es la red de distribuidores federal. Otros puntos en donde podés encontrar el noble producto son los focos de Consol o la tienda virtual, a un click nada más.

De La Rioja también

“Desplegamos nuestra actividad vitivinícola desde el año 1940, regida por los principios de la doctrina cooperativa”. Entre barriles y un perfumado aroma, esas palabras se comparten con los visitantes de la bodega de La Riojana, empresa social que representa al 80 por ciento de los productores de esa provincia, en donde las uvas crecen en tierra de caudillos y aguerridos líderes. Con más de 500 asociados, la cooperativa ofrece diversas marcas. Santa Florentina Varietales es una de sus líneas que cuenta con Torrontés Riojano, que en boca exalta los sentidos por su frescura y su equilibrada acidez; Cabernet Sauvignon/Merlot, cuyo aroma recuerda a frutos rojos pequeños, sobre un fondo especiado con un toque sutil de pimienta; o Tempranillo, un frutado de buen cuerpo, con taninos suaves y dulces, entre otros. También Santa Florentina Reserva, que sacia tus ganas con Corte X, que tiene suaves notas de nuez moscada y taninos bien equilibrados con un final sabroso y persistente; Cabernet Sauvignon, ideal para acompañar carnes rojas, pastas con salsas intensas, aves de caza y quesos maduros; y el elegante Malbec. Y si aún tenés sed, te proponemos probar los varietales de Viñas Riojanas, que convidan, además del Torrontés Riojano, un Bonarda que recuerda a frutos rojos pequeños, sobre un fondo especiado con un toque sutil de pi-
mienta y un Syrah, destacable por su color rosado con tintes violetas, aroma a frutos rojos como guinda y frutilla, y un sabor refrescante.

Vino justo

La Riojana, tal como dicen desde esa cooperativa, adoptó la certificación como Organización de Pequeños Producto-
res, lo que implicó un cambio y una ampliación de los beneficios de este sistema a una masa societaria superior a 400 miembros.

“La cooperativa –cuentan- cumple con los requisitos que la norma establece para ser considerada Organización de Pequeños Productores (OPP) por cuanto es una organización donde por lo menos la mitad de sus asociados son pequeños productores y al menos la mitad del volumen de la producción anual que se comercializa como Fairtrade (Comercio Justo), es producida por esos pequeños productores”. De ese modo asegura el cumplimiento de requerimientos de producción, elaboración, trazabilidad y comercialización al tiempo en que se compromete con el cuidado del medio ambiente y las prácticas agrícolas sostenibles, buscando minimizar riesgos y cuidado de la biodiversidad.

Un buen antídoto

El vino, se sabe, tiene beneficios para el corazón. La copa antes de dormir debería de ser obligatoria. Pero hay otras razones para sostener ese hábito: da agilidad mental, cuida tus dientes y contrarresta eficazmente los efectos negativos de una vida sedentaria sobre el organismo, además de ser –¡qué alegría!- antigrasa, porque el alcohol contiene 7 calorías por gramo y sus efectos sobre el metabolismo hacen que beber moderadamente -40 gramos al día- un tinto, blanco o rosado moderadamente reduce la obesidad y el sobrepeso al envejecer. Además, su consumo activa al genSIRT1, que impide la formación de nuevas células de grasa y ayuda a movilizar las ya existentes, tal y como demostraban científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en un estudio publicado en Nature.

A esta altura del año la cabeza anda cada vez más lenta. Una buena manera de reiniciarla, y de darle agilidad, es dando un sorbito de vino porque cerca de 70 estudios científicos recientes demostraron que el consumo leve o moderado mejora la función cognitiva y la velocidad. Además, tomarlo en pequeñas dosis previene la demencia y sus antioxidantes reducen la inflamación, impiden que las arterias se endurezcan (aterosclerosis) e inhiben la coagulación, mejorando así el riego sanguíneo del cerebro, tal y como concluyó un análisis publicado en el Acta Neurologica Scandinavica.

El sacacorchos, zigzagueante, se apresura sobre la mesa. La copa o el vaso más grande de la casa aguardan. Tu boca, ansiosa, empieza a recordar varietales ahora que conoces a las personas que están detrás de la producción que deja labios morados, según el gusto del catador. Con los beneficios de un traguito diario –y responsable- recocidos, la tarea de elegir al vino entre otras bebidas se hace más fácil aunque con tanta variedad, ¿podés decidir cuál de todos llevarte a tu casa?

©2019 Portal de Noticias Consumo Solidario | info@consumosolidario.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?