Aprender a separar basura en la escuela: recuperan 200 toneladas al año

separar-humedos-aprendizaje-replicaran-hogares_CLAIMA20150529_0045_28Conciencia ecológica para 740 mil alumnos porteños. El plan abarca a todos los colegios porteños. Los chicos rescatan los residuos reciclables para devolverlos al sistema. Además, trabajan en huertas orgánicas y en prototipos de ahorro de energía.

Según un estudio del Conicet y la UBA, las olas de calor duplicaron su frecuencia en los últimos 30 años en la Ciudad. Por otra parte, el crecimiento en la cantidad de basura producida obliga a implementar políticas para separar en origen los residuos y reciclar. Además, en Buenos Aires hay unos 6,2 metros cuadrados verdes por habitantes, cuando deberían ser más de 10. Claro que para que todas las iniciativas que apunten a mejorar las condiciones ambientales de la ciudad prosperen a largo plazo hace falta un paciente proceso de educación de los más chicos. En este sentido, todas las escuelas y colegios porteños ya están incluidos en el programa Escuelas Verdes, por el cual no sólo recuperan residuos reciclables sino que trabajan en huertas y hasta arman autos eléctricos.

El programa surgió en 2010, por iniciativa de los ministerios porteños de Educación y Espacio Público. Hoy ya abarca a los 1.250 establecimientos educativos estatales y los 1.540 privados, donde estudian 380.000 y 360.000 alumnos, respectivamente.

El primer paso fue lograr que en todas las escuelas se separaran los residuos y se recuperaran los vidrios, cartones, papeles, metales y otros reciclables. En este sentido, la Ciudad ya instaló 74.605 cestos duales y 3.869 contenedores, y desde 2011 se lograron recuperar 868 toneladas de materiales reciclables.

Luego fue el turno de otras iniciativas. Una fue la de las huertas orgánicas: hoy ya hay 400 escuelas que tienen sus lugares donde los chicos siembran distintos tipos de plantas. Algunas de ellas fueron instaladas en tierra, pero otras, por falta de espacio, tuvieron que ser forzosamente creativas. Por ejemplo, en la escuela N° 12 del Distrito Escolar 7 la armaron en recipientes que colgaron de las ventanas de la Dirección. En cambio, en un jardín de infantes del Distrito 16 los nenes de cinco años hicieron la huerta en neumáticos, donde  sembraron plantas aromáticas y verduras, que luego cosecharon y comieron con el personal de la escuela.

Otra de las patas del programa es la de la educación sobre la importancia de las energías renovables. Para ello, en 33 escuelas instalaron paneles solares y otros elementos para preservar la electricidad y el agua, y una escuela pública en La Boca tiene un laboratorio donde los chicos de ese y otros establecimientos aprenden sobre cómo cuidar la energía con diversos métodos.

Un tercer elemento son las terrazas verdes. Por un tema de costos (montar una puede costar hasta 400.000 pesos) hay sólo seis escuelas que las tienen, pero la idea es ir armándolas en los nuevos edificios y en aquellos que no tienen posibilidad de contar con espacios verdes. Es parte de un proceso integral para que en toda la Ciudad se vayan sumando este tipo de terrazas, que no sólo ayudan a conservar la temperatura sino que evitan inundaciones. En febrero de 2013 el Gobierno porteño promulgó una ley para descontarle hasta un 20% del ABL a los edificios que sumen estas plataformas ecológicas.

La cuarta pata del programa es uno de los más divertidos para los chicos. En las escuelas técnicas la Ciudad reparte un kit para que los alumnos armen un auto electrico, que luego participa del Desafío Eco, una carrera en la que gana el vehículo con más autonomía. Ya hubo tres ediciones, y la próxima, en octubre, contará con la participación de 22 escuelas porteñas y un total de 80 de todo el país.

“La educación ambiental es trasversal, debe darse en todas las materias de la currícula, y es lo que hacemos. Además, los chicos se enganchan mucho y luego replican los conocimientos en su casa, con lo cual también informan a sus padres”, comentó Carlos Gentile, director del programa Escuelas Verdes.

Según una encuesta encargada por el Consejo Económico y Social de la Ciudad, el 73% de los porteños aseguró ser “muy” o “bastante” ecológico. Entre otros indicadores, el 55% afirmó que usa carritos o bolsas de tela para hacer las compras, y el 53% que habitualmente cierra la canilla al lavarse los dientes para no desperdiciar agua.

Fuente: Clarín

©2018 Portal de Noticias Consumo Solidario | info@consumosolidario.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?