AUTOGESTIÓN POR AUTOGESTIÓN

AUTOGESTIÓN POR AUTOGESTIÓN

Miguel Mirra estrenó el jueves 1 La Cooperativa. Autogestión pura, un documental sobre la empresa recuperada UST. ¿Cómo hacer cine autogestivo? ¿Se consume el cine?

“Cuando fuimos a Rosario, al encuentro de Farolitos, una banda de rock y un grupo de militancia social que ha recuperado clubes de barrio, fui conociendo a la UST. Primero, desde el Movimiento de Documentalistas le donamos los equipos de la radio a La Rebelde, la de la UST. Desde ahí quedó la relación. Hace tiempo que yo venía queriendo hacer algo sobre recuperadas. Hubo mucho material, pero no en los últimos años”, presentó Miguel Mirra el documental que se estrenó el 1 de diciembre en el Gaumont, y que esta semana se puede ver a las 18.30.

Contó que hace bastante tiempo que considera a la autogestión como una forma de resistencia social y como forma de prefiguración de otra sociedad posible. Lo había vivido en la bloquera del Movimiento de Trabajadores Desocupados de Lanús, organización con la que hizo Darío. La Dignidad Rebelde.
“La Autogestión es una resistencia al modelo basado en el capital y en el patrón. Quiero decir que, independientemente de que la empresa cierre o quiebre, ocupar, producir y resistir es una resistencia a la lógica de que te usen y después te tire”, compartió su opinión Miguel Mirra, autor también de Los ojos cerrados de América Latina y Adolfo Pérez Esquivel, y de más de 30 documentales.
Por otra parte, prefigura un mundo donde los trabajadores asuman el timón de sus vidas solidariamente, colectivamente.

La UST tiene un contrato que le permite sostener la cooperativa, y el esfuerzo de sus asociados logró producir verdura en pequeña escala, emprender en la apicultura, la venta de huevos y el desarrollo de la granja agroecológica. Esperan juntarse con otras cooperativas para generar productos en común para un mercado común.

Prácticamente toda la actividad de la UST está destinada a la comunidad: construyó un polideportivo, una radio, un bachillerato, una pileta gigantesca, una huerta, todo pensado para la comunidad.
Pero también hay autogestión no obrera, también, como la cultural, los clubes de barrio, artistas del Borda, radios comunitarias, bachilleratos populares. “En mayor o menor medida están ligadas a lo asambleario, es una relación igualitaria que necesita la autogestión para poder caminar”, describió el realizador audiovisual.

Para Mirra, el cine documental no puede ser mercantilista. “No voy a basar mi vida en una apuesta de tipo mercantilista. Hacer documentales no implica para mí obtener un beneficio en relación con la inversión, entonces sale mucho más barato. El mayor costo de un documental está en el beneficio empresario. Si descontás eso, trabajo personal, aportes de compañeros, le sumás el mango que tenés en algún momento, y no es tan complicado hacer un largometraje”. Claro que también reconoce: “Ficción es otra cosa”.

©2019 Portal de Noticias Consumo Solidario | info@consumosolidario.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?