“LA FIGURA DEL PATRÓN ESTÁ RELACIONADA CON EL HOMBRE PODEROSO”

“LA FIGURA DEL PATRÓN ESTÁ RELACIONADA
CON EL HOMBRE PODEROSO”

Lo aseguró Vanesa Jalil, la autora del recién publicado Mujeres Zapatistas, de la colección Aventurer@s en la editorial Sudestada. En esta entrevista, también cuenta cómo las mujeres pobres e indígenas se dieron una ley Revolucionaria de Mujeres, incluso antes del levantamiento del 1 de enero de 1994, en San Cristóbal de las Casas. “Este sistema perverso, que apuesta todo el tiempo a la concentración en pocas manos y a aniquilar a las experiencias”, lanzó sobre la triple explotación que sufren las protagonistas del libro.

Vanesa Jalil es la editora de la Colección Aventurer@s, una serie de libros para chicos que cuentan historias reales de gente de carne y hueso que hizo historia en la lucha contra las desigualdades, en particular, las de género. Rescata las vidas de hombres y mujeres a partir de su infancia. “Hacían las mismas cosas que pueden hacer los pibes y las pibas hoy en día, lo que tiene que ver con los juegos, los intereses y ver que no son personajes alejados o que no siempre fueron grandes personajes sino que también surgieron como cualquier chico con los mismos gustos y con las cosas que hacíamos cuando éramos chicos. Pensar en Mercedes Sosas jugando a la pelota con sus hermanos o las rimas, las canciones que cantaba María Elena Walsh con su papá tiene que ver con acercarse a la cultura a partir de la experiencia con su papá. Ir contando las infancias de los personajes y mostrar que tienen muchas similitudes”, contó en otra entrevista.

Esta vez, hizo hincapié en el último libro, Mujeres Zapatistas, y la posibilidad de decidir sobre el propio destino:

“El trabajo de las mujeres en las comunidades indígenas está atravesado por la autogestión. Desde el trabajo cotidiano en emprendimientos comunitarios (como granjas, por ejemplo), la autogestión forma parte de su propia identidad, porque de hecho y mucho antes de emerger en el escenario político mexicano en 1994, las comunidades indígenas habían sido abandonadas por el Estado de un modo absoluto. Eran parias sin lugar en el nuevo México moderno que los políticos de los gobiernos de turno negociaban con empresarios de su vecino del Norte. Hoy podemos ver el contraste: el esfuerzo anónimo de las comunidades zapatistas por subsistir sin depender de ninguna empresa capitalista, contra el ahogo de un Estado fallido, carcomido por el narcotráfico, por la violencia de bandas armadas por el armamento vendido por los Estados Unidos, pero también atravesado por una violencia de múltiples formas (incluso la machista, exacerbada en algunas zonas), y sin destino viable a corto plazo en manos de los partidos tradicionales de la política mexicana”.

¿Cómo hacen para combatir el machismo o el patriarcado?

Las mujeres zapatistas votaron, meses antes del levantamiento de enero de 1994 en San Cristóbal de las Casas, una Ley Revolucionaria de Mujeres. Esta ley, aprobada por todos y todas, establece una serie de pautas básicas, como por ejemplo que todas las mujeres tienen derecho a participar de la lucha y de los asuntos de cada comunidad, que todas tienen derecho a trabajar y a recibir una educación, a elegir quién será su pareja y cuántos hijos quieren tener y, además, que ninguna puede ser maltratada por nadie. Si bien pueden parecer cuestiones básicas, no olvidemos que las indígenas sufren una triple explotación: por ser mujeres, por ser pobres y también por ser indígenas. En ese sentido, la aprobación de esta Ley y su cumplimiento en los cinco “caracoles” en los que se divide el territorio autónomo zapatista, es un avance notable.

¿Qué es lo que más te gusta a vos, como mujer, de trabajar en una editorial autogestiva?

Es una gran oportunidad: se puede aprovechar o no. Es una alegría poder estar vinculada de algún modo a un proyecto como Sudestada, que nació como revista en 2001 y que, con el tiempo, fue creciendo hasta diversificarse en una editorial con varias colecciones. También es la oportunidad de festejar cada eslabón en la cadena de producción, porque siempre hay un compañero o una compañera con su historia detrás de cada paso adelante, detrás de cada hallazgo. Todo cuesta más, todo es más dificultoso, claro, pero son parte de las reglas de juego de este sistema perverso, que apuesta todo el tiempo a la concentración en pocas manos y a aniquilar a las experiencias.

¿Creés que se podrían hacer estos libros en una editorial con patrón?

No lo sé. Lo cierto es que estos libros son parte de un proyecto colectivo que va mucho más allá de lucrar, o del interés por la rentabilidad, que son parte de la lógica de las grandes corporaciones editoriales. En ese sentido, y con el trabajo de colecciones como Aventurer@s, la idea es llegar a un público lector que, como nosotros, comparte inquietudes, curiosidades y búsquedas con nosotros. Y ese contacto directo con el lector sería imposible sostenerlo con seriedad desde una corporación.

¿Hay algo de construcción del macho en la figura del patrón?

El patriarcado es un sistema de raíces profundas, que ocupa posiciones de poder desde el punto de vista económico, pero principalmente cultural. La figura del patrón, casi siempre relacionada desde el imaginario con el hombre poderoso, es un elemento más, pero forma parte de la lógica capitalista de perseguir, explotar y oprimir a los sectores más débiles para, de su trabajo y de su esfuerzo, obtener una renta. En ese sentido, hay una relación: no se puede pelear contra el patriarcado sin comprender que la pelea, al mismo tiempo, es contra el capitalismo. El patriarcado es, definitivamente, una de las columnas vertebrales en las que se sostiene este sistema perverso y destructivo. El machismo es una de sus herramientas de dominación y sometimiento disciplinador.

©2019 Portal de Noticias Consumo Solidario | info@consumosolidario.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?