Naranpol, una empresa cooperativa en busca de la excelencia

NARANPOL, UNA EMPRESA COOPERATIVA EN BUSCA DE LA EXCELENCIA

Con una nómina de 84 asociados, la cooperativa santafesina comercia bebidas a más de seis provincias argentinas. La semana pasada firmaron un convenio con el Ministerio de Educación para ingresar al programa “Vuelvo a Estudiar”, donde ya se anotaron 11 cooperativistas para retomar sus estudios postergados.

Gaseosas de naranja, cola, lima limón, pomelo, granadina, limonada, manzana; soda; jugos de naranja y pomelo; Amargo serrano y amargo cuyano: 95.000 litros diarios de producción de  bebidas. Una fabricación gigantesca que llevó a la cooperativa Naranpol, que forma parte de la Red Comprar, a convertirse en uno de los proveedores referentes de aguas saborizadas y gaseosas en la provincia de Santa Fe.

Los productos de Naranpol se comercializan a través de distribuidores en Santa Fe y en localidades del interior y de otras provincias. Luego, cada distribuidor lo lleva a los comercios minoristas. Sus productos llegan hoy a las provincias de Chaco, Corrientes, Formosa, Salta, Tucumán, Córdoba y Mendoza.

La fábrica Naranpol cerró sus puertas y fue recuperada en el año 2012 por sus trabajadores. Luego, un año más tarde, el gobierno provincial le otorgó un aporte no reintegrable de 300.000 pesos destinado a la compra de insumos para la puesta en funcionamiento de su planta industrial. En la actualidad hay 84 trabajadores conformados en cooperativa. Una meta alcanzada.

“Hubo que pelear duro por conquistar aquellos ideales que identificaron nuestro reclamo, en un principio salarial, que luego se transformó en lucha por las fuentes laborales, y por hacer valer un derecho humano que es el derecho al trabajo.  Vale destacar aquí el acompañamiento de muchos organismo de DDHH de la ciudad de Santa Fe, que encabezada por las Madres de Plaza de Mayo dignificaron nuestra lucha, y nos alentaron a no bajar nunca los brazos”, contó Marcelo Bleckman, secretario de la cooperativa.

Marcelo se refirió a la lucha que llevaron adelante cuando cerraron las puertas de la empresa. “Nos dimos cuenta que la lucha continuaba, pero de otra forma. Aquella lucha que dimos en las calles, reclamando y cortando rutas, o en los pasillos de tribunales, así también como en la Legislatura por obtener la tan ansiada Ley de Expropiación. Esta vez se transformó en la lucha diaria en la negociación con cada proveedor que nos miraba con desconfianza. Pero también la lucha con la competencia por volver a posicionarnos nuevamente en el mercado y en las góndolas, en las estanterías de cada supermercado, de cada almacén de barrio, pero más aún, en volver a ocupar el lugar que nos corresponde en la mesa familiar de cada trabajador”.

Desde su inicio como cooperativa, Naranpol recibió el acompañamiento del Ministerio de Trabajo de la Nación a través del programa “Trabajo Autogestionado”, con las líneas I y II ya otorgadas, y las líneas IV y V en trámite. “También nos asistieron con el programa “Entrenamiento para el Trabajo” y posteriormente con el “Programa de Inserción Laboral”, contó Marcelo.

La vuelta a las aulas

El gobernador de la provincia de Santa Fe, Miguel Lifschitz, junto a la ministra de Educación, Claudia Balagué, firmaron la semana pasada un convenio con la cooperativa Naranpol en el marco del programa “Vuelvo a Estudiar Tiempo de Superación”, que se articula con siete escuelas de enseñanza media para adultos (Empa) para la realización de clases especiales que permitan cursar la secundaria a los trabajadores.

“Hasta ahora se había firmado con sindicatos y esta es la primera vez que se firma con una cooperativa de trabajo. Es un proyecto Similar a los Empa (Enseñanza media para adultos) donde generalmente van adultos, pero en su gran mayoría personas jóvenes que deciden terminar sus estudios luego de haberlos interrumpido. Se da que las personas mayores a 40 años sienten vergüenza al estar con personas jóvenes y generalmente no se animan a estudiar. Pero aquí esto podrán superarlo, ya que estarán entre sus propios compañeros de trabajo. Ya se anotaron 11 y creo que llegaremos a 20 asociados antes del comienzo de las clases”, aseguró Marcelo a Consumo Solidario.

“Los beneficios para cada asociado es que puedan completar sus estudios secundarios, que por diferentes motivos no lo pudieron culminar. Siempre es positivo capacitarse y progresar. A la cooperativa también la beneficia, ya que la mayor parte de sus asociados tendrá con un mayor nivel educativo, y estarán preparados para futuras capacitaciones específicas en lo concerniente a administración, cooperativismo o gestión”, finalizó Marcelo, emocionado por una nueva oportunidad de crecimiento para los asociados de Naranpol.

©2018 Portal de Noticias Consumo Solidario | info@consumosolidario.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?